lunes, 9 de agosto de 2010

Lactancia Materna y Apego

Por la Dra. Claudia Bertrán, Médico cirujano, Universidad Austral de Chile, Médico EDF CESFAM Canteras.

Cuando comencé a estudiar pediatría tuve mi primer contacto con lo que implica la lactancia materna. Aprendí que la lactancia materna es de lo mejor, que tiene beneficios para el bebé, la mamá, la familia y toda la sociedad.

Así, durante mi trabajo en el Hospital de Huépil y en el CESFAM de Canteras, he transmitido a las mamitas, los papás y las familias que acuden a control con sus bebes, lo importante de que reciba lactancia materna exclusiva. ¿Qué significa esto? Que el bebé reciba sólo la leche que le entrega el pecho de su madre, sin rellenos ni agüitas extra.
¿Por qué? Pues, porque la lactancia materna tiene muchos beneficios:

Para el bebé:

  • La leche está siempre fresca y a temperatura adecuada.
  • Le proporciona los nutrientes adecuados y es mejor tolerada por el sistema digestivo, ya que es de la misma especie, a diferencia de la lactancia artificial, que es leche de vaca “adaptada”.
  • Disminuye las diarreas y las enfermedades respiratorias.
  • Disminuye la obesidad y la diabetes.
  • Retrasa la aparición de alergias, asma y enfermedades crónicas del intestino.
  • Previene alteraciones dentales y maxilo faciales.
  • Desarrolla más inteligencia.
  • Refuerza el vínculo con la madre.
 Para la mamá:
  •  La recuperación post parto es más rápida y con menos hemorragias.
  • Protege contra el cáncer de mama.
  • Prolonga el período de infertilidad, evitando que se embarace de nuevo mientras da pecho.
  • Le ayuda a recuperar su peso más rápido.
  • Mejora el vínculo con su bebe.
 Para la familia:
  • Ahorro en leche.
  • Ahorro en consultas al médico.
  • Ahorro en medicamentos.
 Para la comunidad: 
  • Disminuyen los usos de camas en los hospitales.
  • Disminuyen los índices de mortalidad infantil.
  • Previene la desnutrición infantil. 
Este año, en febrero, tuve la enorme alegría de ser madre por primera vez. Gracias a Dios, he podido tenerla con lactancia materna exclusiva y ya está pronta a comer su primer almuerzo.

Créanme que todas las ventajas que les mencioné quedan cortas comparadas con lo que implica la lactancia en el apego y el vínculo. El poder entregarle a mi hija su alimento, junto al enorme amor, cariño, caricias, miradas y regaloneos que van ligados a ello, es algo impagable.

Adoro los momentos en que compartimos el pecho, es un momento de las dos, cada vez más disfrutado, ya que ahora está más grande. Que coma tocando mi pecho, mi brazo o mi pelo, me encanta y no me lo perdería por nada del mundo. Así que, como dicen en la tele: “Se lo recomiendo como mamá y como doctora”: Si puede darle pecho a su hijo, disfrútelo y dele todo lo que pueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada